La víctima, tras gastarse 3.000 en esa prueba pericial, se ve apartada del Ejército tras el último archivo de su causa

Sin esperanzas, aunque acudirá al Constitucional para que se haga justicia. Cristina V.B., la soldado a la que expedientaron y expulsaron del Ejército por un supuesto vídeo porno, acaba de recibir la noticia de que la Justicia Militar archiva su caso sin aceptar la prueba pericial, por la que pagó 3.000 euros, y donde se demostraba que el cuerpo de las imágenes no es el suyo.

Tras solicitar amparo a la justicia ordinaria, el Togado Militar reclamó el caso de nuevo, para poder acabar de archivar la causa. Ante esta situación, la soldado solicitó un peritaje informático, tras pagar por él 3.000 euros, pero el tribunal del Ejército no acepta las pruebas donde se demuestra que ella no es la persona que aparece en los videos.

Además, las fotografías utilizadas de la militar para buscar similitud entre ella y la persona que aparece en los vídeos, han sido retocadas según confirma la afectada a Diario16 , para poder acusarla y archivar el caso. Un detalle que tampoco fue tenido en consideración por el tribunal militar.

Manipulación

En el peritaje, según explica la víctima, se demuestra que dichas fotos fueron manipuladas. Éste peritaje, así como las declaraciones de los testigos que afirman que Cristina jamas difundió esos vídeos, y que fueron rumores creados por la Oficial, tampoco se han admitido a tramite, lo que ha provocado que se archive de nuevo la causa.

Cristina ha solicitó audiencia con la Ministra de Defensa, Margarita Robles, así como la activación del protocolo de acoso hace meses. Nada le ha sido concedido.

El siguiente paso será el Tribunal Constitucional.

Acoso

La soldado Cristina siempre ha mantenido que todo ha llegado a esta situación ante el acoso que sufría de sus mandos – un teniente coronel, una teniente coronel jefe, un capitán y un asesor jurídico- que avalaron un informe militar en el que reconocían como la misma persona a la militar que ha presentado la denuncia y a una mujer que protagonizaba vídeos pornográficos en una página porno de internet (www.pornhub.com)  a cambio de dinero.

La soldado siempre ha negado los hechos y además ha presentado pruebas periciales de que no es la mujer de las imágenes pornos -con vídeos y fotos-. De hecho, la víctima de esta situación tiene en la zona perianal unacicatriz de una episiotomía como consecuencia del parto de uno de sus hijos que no tiene la protagonista de los vídeos pornográficos

Autor: María José Pintor Sánchez-Ocaña. Fuente: Diario 16

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *